Zero

De Genubi
Saltar a: navegación, buscar
Zero
Perfil del Personaje
Alias
Edad21
GéneroHombre
RazaHumano
ClasePícaro
Asesino
EstadoVivo
Procedencia
Ciudad NatalBaius
Familia-
Hogar Actual-
Intereses
DivinidadNerull
Creencias
Afiliación
OcupaciónMercenario
Profesión
Habilidades
En combate
Afinidad al arte
Cualidades
Especialidad
Honores
Premios
Datos de Personaje
AlineamientoLegal Maligno
JugadorAaron

¿Qué te importa? ¿Estás celoso?- Zero

Resumen

Antes de que Ariadna llegara al poder, existia una orden secreta en Baium al servicio del pasado Rey, que se encargaba del trabajo sucio. Zero era uno los 3 miembros elite de "La Mano de Bane".

Su clan se disolvio y el no sabe nada de su pasado. Actualmente vaga por el mundo cumpliendo los oscuros caprichos de seres corrompidos por el odio, el miedo o la abaricia.

Personalidad

Sumamente cruel, no se conforma con matar a sus victimas, sino que las hace sufrir fisica y psicologicamente hasta su final. Tambien gusta de observar sufrimiento ajeno, pero no le da el mismo placer que el que él mismo provoca. Muchos de sus trabajos de asesinato fueron provocados por él mismo, manipulando gente para que lo envie a matar a sus seres queridos, se considera un artista engañando a la gente.

Le gusta mucho matar cosas nuevas, su último objetivo fueron los magos.

Quien pensaria que a un ser tan macabro, le gustara tanto de presumir su estetica y su estilo, las cosas no terminan bien para quien se burla de su cabello.

Le molesta que le falten el respeto y que intenten pasarle por encima. Le gusta provocar y hacer quedar mal a las personas que le desagradan.

Es astuto e inteligente, sabe como actuar para acercarse a sus blancos y como manipularlos para salirse con la suya. Es caprichoso en algunas cosas y no le molesta ensuciarse las manos. La confianza no significa nada para él, el honor es de ilusos, el valor de estupidos y el respeto solo es un obstaculo y un arma mas a la hora de engañar.

Parece tener muy mal humor cuando tiene que pelear.

Hay solo una cosa que Zero respeta. Antes de comenzar una peticion, aclara las pautas y los objetivos de la mision y los convierte en reglas que va a seguir hasta completar el trabajo. Hay dos razones para esto: la primera es para darle emocion al trabajo volviendolo dificil, la segunda es por si la primera no funciona y es para burlarse si el cliente olvido mencionar alguna pauta. Lo mas común es que termine matando a todo aquel que rodea a la victima. Solo hay una razón para que Zero rompa alguna de estas reglas, y es si su vida corre peligro.

Descripción física

Su cabello castaño llega hasta los hombros cubriendo sus orejas. Tiene ojos color cafe y sin el brillo particular de un muchacho de su edad (21), carga ojeras que solo asentuan el vacio de su mirada. Lleva bien cuidado su bello facial, aunque a veces se lo deja crecer un poco cuando quiere parecer mas grande. Tiene marcas rojizas que van desde su cuello hasta su oreja izquierda. Lleva una alabardina negra que robo del armario de un tipo al que asesinó (parece que tenia el mismo oficio, ya que tiene un agregado para esconder una daga en su muñeca derecha) Sobre su cinto lleva envainado su estoque, en el cual se ven las 3 gemas incrustadas en su empuñadura, tambien tiene 3 runas en su extencion que brillan al activar su efecto magico.

Lore de Odium

Baius es una ciudad rodeada de pueblos pequeños fuera de sus muros, donde habitan granjeros y agricultores y que, en aquel entonces, diferian en sus sistemas politicos entre sí y con Baius. En uno de estos pueblo es donde comienza la historia, cuando un pueblo pequeño de agricultores, pobres de pagar los impuestos que imponia un malvado dictador amparado por su brutal guardia, hizo un macabro trato con una malvada organizacion.

Un pequeño conjunto de agricultores reunidos en el mismo espacio, decidieron volverse un pueblo. Poco a poco se fue llenando, hasta el punto de necesitar alguien que tome las decisiones, asi se eligio un gobernador. Atraidos por el rumor de un pueblo nuevo y desprotegido, bandidos de todos los pueblos fueron a saquear estas tierras, y poco pudo hacer el nuevo poblado. Lo primero fue el miedo. En busca de ayuda, el nuevo gobernador fue engañado por el lider de una banda de ladrones, a los que les pagaban a cambio de proteccion. El lider se convirtio en el consejero del gobernador. Le siguieron engaños. Un año pasaron pagando a los nuevos defensores, hasta que el gobernador murio envenenado y el lider de los ladrones tomo el poder. Ahora ademas de pagarle a los ladrones, tenian que pagar los impuestos del nuevo gobernador. Y asi empezo el odio.

Un pequeño grupo se formo para encontrar una solucion al problema, pero no llego a nada ya que no habia dinero para pagarle a mercenarios, ni iban a correr el riesgo de ser engañados denuevo, ni tampoco habia una ley que los protegiera fuera de los muros de Baius. Por mucho que buscaron la solucion, fue ella quien llego a ellos con un emisario de un oscuro clan. A cambio de asesinar a todos los bandidos, los granjeros tendrian que ofrecerle un tributo a "La mano de Bane". El emisario volveria en 9 meses, entonces habra de llevarse a un niño recien nacido. 269 dias despues del trato, nacio un niño que no derramo una lagrima... 270 dias despues del trato, el emisario volvio para llevarse al bebé... 271 dias despues del trato, todos los bandidos estaban muertos... 21 años pasaron y nadie volvio a saber nada de ese bebé.


Bautizado en un ritual demoniaco con un nombre que no recuerda, alejado de la luz del sol, rodeado de matones, armas y sangre, Zero fue criado para ser un asesino. Lo primero que sostuvo fue la empuñadura de una daga, lo primero que probo fueron brebajes alquimicos inestables, que bebia diariamente y aumentaban poco a poco su inteligencia, con sus primeras palabras engaño a quien lo cuidaba para conseguir comida, sus primeros pasos fueron para robar una odre y probar por primera ves el agua, nunca una queja, nunca una lagrima, una mirada que se volvia mas oscura y vacia cuanto mas crecia, ese era Odium, el hijo del odio.

Su primer victima la tuvo a sus 10 años, cuando asesino a un espia del rey. El espia, un hombre de cabello corto y de unos 30 años, estaba atado en el suelo con una mordaza cuando Odium recibio la orden del lider del clan. "Decidiras su destino", dijo el lider. Los que presenciaron esa escena, nunca la olvidaran. Odium se acerco unos pasos al espia, en sus ojos se notaba que el ya habia aceptado su muerte. El niño, cuando se percato de esto, se dio vuelta a mirar desafiante al lider del clan, y volvio a ponerse de frente al espia, esta ves mirandolo con ojos compasivos. Se le acerco y lentamente le quito su mordaza. Al ver esto, todos los guardias empuñaron sus armas, amenazando lo que parecia ser una traicion. Los ojos del indefenso hombre se llenaron de luz al ver que todavia tenia esperanza, que el muchacho prodigio pelearia por el. Odium, tomo la cuerda suavemente, y sin quitar su mano de ella se coloco detras de el, llevando su mano hasta el nudo que lo mantenia atrapado. El espia, se sernio hacia adelante para poner en evidencia los nudos de las cuardas, habia vuelto su deseo de volver a ver la luz del sol, su unico impedimento ahora era la espada que atravesaba su cuerpo, justo al lado del corazón. Se dio cuenta al ver la espada, cubierta de sangre, quieta en su pecho. No sintio la punta atravezando su cuerpo, ni el dolor de la puñalada, ni el frio acero de la espada empalada en su cuerpo, por un momento todas las sensaciones salieron de esa habitacion, junto con el aliento de todas las personas de alrededor, pero solo por un momento, ya que todas las sensaciones volvieron juntas un eterno segundo despues. El dolor de la puñalada, la desesperacion y el miedo a la muerte, todo seguido de un grito desgarrador de la pobre victima del hijo del odio, que ni siquiera se habia molestado en sacar la espada de su cinturón. El espia estana tendido en el suelo, con sangre brotando de su pecho, ni siquiera se dio cuenta cuando Odium saco la espada y volvio a enterrarla en el, esta vez en su vientre, rozando un pulmon y rompiendo una costilla, asi siguio con 3 puñaladas mas, que rozaban sus puntos vitales. Sus gritos eran lo unico que sonaba en la habitacion, las personas que veian esa macabra escena estaban tan impresionadas que incluso olvidaron respirar por contener el aliento, todos esperaban la puñalada final. Justo en ese momento, Odium coloco la espada en su cinturon, tomo el cuello del espia y comenzo a apretar. Finalmente, los gritos cesaron. Odium se levanto, se volteo hacia el lider y comenzo a caminar hacia el. Las palabras del lider rompieron el silencio, diciendole a Odium "creí haberte enseñado donde lastimar para matar". El se paro delante del lider y dijo "lo hiciste", miro a las personas alrededor y volvio la mirada al lider, "ahora ya nadie volvera a traicionarte" le dijo y se retiro de la habitacion. Solo cuando se fue, el aliento volvio a los guardias, que ahora debian llevarse el cadaver. Odium convirtio un castigo a una bolsa de carne en una sadica, macabra y doloroza muerte. Lo convirtio en un verdadero asesinato.

El muchacho crecio y a los 15 años le revelaron su destino: La mano de Bane buscaba invocar a su antiguo señor, que estaba dividido en 3 partes. Antiguos escritos que le fueron entregados al lider, decian que solo reuniendo el odio, el miedo y la tirania y siguiendo las instrucciones, iban a poder materializar a su deidad. Luego de revelarle esto, el conocio a sus dos hermanos: Despero y Argía Despero, la encarnacion del miedo y el dolor: su apariencia era incluso aberrante para ser un demonio, que causaba temor en todo aquel que lo observara. Argia, la dictadora: en el rostro llevaba una mascara de ave, lucia un cuerpo delgado de mujer adulta con un traje que cubria todo su cuerpo que alternaba entre los colores blanco y negro. "El odio nunca muere, con mas o menos prisa, crece en el interior de todos y nunca desaparece. El sentimiento mas puro, el odio no tiene dudas ni compacion, solo ancias de destruir, de arrebatar, de matar. Eres humano porque de ellos te alimentas y su naturaleza maligna te volvera inmortal. Desde hoy dejo en tus manos el miedo y la tirania, juntos crearan el camino y, cuando llegue el momento, se uniran para crear al Gran Cegador Bane." Asi fue como se unieron los 3 hermanos y Odium se convirtio en su lider.

Un dia, en un encargo donde el estaba solo, Odium callo desmayado en un bosque cercano a Kartas.


Lore de Zero

Un muchacho despertó en el bosque sin memoria, vestido con ropajes blancos, armado con una espada corta mágica y sin un objetivo claro. Se dirigió a una ciudad que diviso en el horizonte. En el camino se preguntaba por que había en su mente lugares si el no recordaba haber estado allí, por que parecía saber hacer cosas que el nunca había hecho, por que había tanta información en su cabeza. Así, con el aparecer de nuevas incógnitas, fue llegando a la ciudad de Kartas. Sin perder el tiempo, puso a prueba sus conocimientos. Recordaba una casa en esa ciudad, estaba cerca de la feria central y a unos metros de una posada llamada Sombrero Azul. Ese dato estaba particularmente fresco en su mente, así que fue a buscarlo. Luego de atravesar la feria y buscar un poco, al fin encontró la posada que buscaba. Sus recuerdos parecían confiables y decidió seguir investigando. Esta ves iría a la casa que aprecia en su mente, pero lo haría después de cenar, cuando el sol se pusiera. Una ves cenado, el muchacho se puso en marcha. Aprovechando que el sol todavía no desaparecía, Busco la casa que habitaba en sus recuerdo y la encontró sin mayores dificultades. Aunque estaba cerca de la feria y de la posada, no parecía una calle muy transitada, ademas de que casi no quedaba gente dando vuelta, solo algún guardia patrullando la zona. Sus recuerdos funcionaban, ahora quería poner a prueba sus habilidades. El sol no se ponía todavía y vigilando por la ventana se aseguro de que nadie estuviera en ese momento. Espero a que pasaran los guardias de la patrulla, saco su ganzúa y se puso a intentar abrir esa vieja puerta de madera, otra ves lo logro sin mayores dificultades. La casa contaba con un pasillo que daba a una escalera al frente, a su derecha tenia la cocina y una puerta cerrada que parecía ser un armario a la izquierda de la escalera. En el piso de arriba solo había un pequeño pasillo con una habitación. Se limito a revisar la habitación, en donde había solo una cama y un escritorio, en el cual con un tintero y un libro, el cual tomó. Cerrado, curiosamente mejor trabado que la puerta, el muchacho consiguió abrir el cajón que tenia el escritorio, y encontró una pila de pergaminos, al abrirlos todos parecían contener lo mismo: "Yo (el nombre de distintas personas o distintos sellos) mande a matar a (el nombre de distintas personas)", seguido de distintas firma en su parte inferior. Siguió revisando y encontró un armario detrás de una puerta, en este había distintos ropajes y una caja de madera. Del armario saco una gabardina color negro y el cajón no consiguió abrirlo. Al ver todo lo que escondía esta persona, decidió revisar abajo de la cama, donde encontró dagas y un pequeño frasco. Mientras revisaba la casa, se hizo de noche. Sorprendido de que nadie llegara aún y sin sueño por todo lo que durmió esa tarde, pensó que solo faltaba una cosa por probar. Limpió las huellas que dejo con por el polvo que había en la calle y se sentó en la habitación a esperar que llegara el dueño de casa. Luego de dos horas de esperar, escucho abrirse y cerrarse la puerta de la casa, junto con unos pasos que no parecían acercarse a la habitación. Lenta y sigilosamente salio de la habitación y vio la luz que salia de la cocina, junto con huellas de polvo de ladrillo que iban de la puerta de calle hacia ella. Al asomarse, vio una figura sentada de espaldas a el que estaba comiendo. Los ropajes del hombre eran completamente negros y estaba sucios hasta su cintura y su espalda con polvo de ladrillos. Tenian una gran capucha y un puñal envainado a su lado sobre la mesa. Manteniendo la mirada, el muchacho se acerco sigilosamente y con movimientos suaves, fluidos y silenciosos, desenvaino su espada corta y atravesó la nuca del hombre, que no se dio cuenta de que paso hasta que vio el filo de metal, teñido del rojo de su sangre, salir de su cuello. El hombre se desplomo sobre la mesa ensangrentada. El muchacho saco su espada y comenzó a reír. En el cadáver encontró 3 llaves, mas dagas y un estoque, - "ya nada de eso le servirá" pensó, así que lo tomo y fue al armario a abrir la caja que antes no pudo. La caja estaba llena de monedas de oro y al fondo tenia un pedazo de madera con el numero 7 tallado junto con un símbolo extraño. Mientras revisaba la caja, sintió una corriente de aire pasar desde la entrada, pero no escucho la puerta. Alguien había entrado a la casa por una ventana y sin hacer ruido, por suerte para el, alguien con malas intenciones, ya que había dejado el cuerpo del asesino en la cocina. Se levanto y sigilosamente fue a ver que pasaba, así asomo su cabeza a la cocina, escondido. Justo como pensó, había una persona en la cocina examinando el cuerpo. La persona estaba armada con una espada corta, la cual envaino para revisar el cuerpo del cadáver, tenia una gabardina parecida a la que ahora llevaba y sus botas negras no dejaban huellas. Si este nuevo personaje venia a matar ese cadáver, entonces no había razón para luchar contra el y tampoco para esconderse. - "Parece que llegue primero" dijo el muchacho, apoyado en el marco de la puerta, al hombre junto al cadáver. - "Así es" dijo sin inmutarse. "Dime a que gremio perteneces y me encargare de que reciba su paga" y volteo a ver al muchacho. - "No pertenezco a nada, pero puedes quedarte con el oro si me dices quien es este tipo". Saber que podía confiar en su memoria solo le generaba mas preguntas, ese era un buen momento para conseguir algunas respuestas. El hombre se sorprendió y, luego de pensarlo un momento, accedió. - "Estoy sorprendido. Atravesaste el cuello de 7 con mucha limpieza, se requerirían años de entrenamiento para poder hacer algo como eso, entrenamiento que solo puede darte un asesino. Podrías ser un desertor y querer quedarte con el dinero, pero te negaste a recibirlo. ¿Por que mataste a este hombre?" - "Porque quise" respondió el muchacho, mostrándose impaciente por recibir una respuesta a su anterior pregunta. - "Te daré lo que pides. Este hombre es... era un asesino conocido como "Siete", un asesino de mi gremio. Acortare la historia diciéndote que nos estaba robando trabajos y mandamos solicitudes a otros 3 gremios para hacerlo y respondieron que iba a ser silenciado ayer. Como vimos que no habia muerto, me mandaron a encargarme del trabajo. Pero..." - "Pero llegue primero" dijo el muchacho sonriendo - "Ven conmigo y únete a mi gremio, acaba de formarse una vacante y ya tienes uniforme. Puedes decirme "Cuatro"". - "Acepto" dijo el muchacho. - "Tu nombre puedes quedártelo, para nosotros eres Siete".

Luego de caminar durante 30 minutos, Siete y Cuatro llegaron a una pequeña casa, incluso mas pequeña que la casa del difunto Siete. - "Esto es tuyo" dijo Cuatro mientras entregaba una pequeña llave de plata. Nada mas al abrir la puerta, había una escalera completamente oscura. Cuatro le pidió que lo siguiera y los dos comenzaron a bajar. Al terminar, los dos se encontraban en una gran habitación alargada. A la derecha había estantes con armas y 3 personas sentadas en una mesa arrojando dagas a un blanco. Detrás de ellos había una persona con un gran escritorio y estantes llenos de herramientas para ladrones.. A la izquierda había una pizarra y un escritorio lleno de papeles, pergaminos y bolsas que parecían tener monedas y detrás estaba lo que parecía ser la barra de un bar con una joven elfa de cabello oscuro y tez blanca que lo atendía. Al centro y al fondo había un gran sillón, y sobre el se encontraba un humano que lo miraba fijamente. - "El es el líder, Uno. Dame un momento, hablare con el". Dijo antes de aproximarse y comenzar a hablar en voz baja con el humano.

Todos en la habitación miraban al joven con una sonrisa perversa mientras el silencio se apoderaba de la habitacion - "Acércate" grito Uno "y bienvenido" Siete se acerco a Uno y a Cuatro. - "Esas son misiones" dijo y señalo el escritorio con pergaminos "Toma la que quieras y no falles. Si tienes sed, Grea puede servirte algo. Si necesitas armas habla con Cinco, el hombre horrible que no atino una daga. Y si lo que necesitas son herramientas, puedes comprárselas a Rúben, el anciano de allí. Toma esto" y extendió la misma figura de madera que el había visto en la casa del ex-Siete. Se levanto de su asiento y dio unos pasos hacia el frente: - "Seguiremos siendo 9 las personas de este gremio, den la bienvenida al nuevo Siete" grito Uno a las otras personas del salón. "Cuatro, tu le enseñaras como funcionamos".


Cuatro comenzó a explicar: "En este lugar los números indican nuestro rango. Cuando se arma un equipo, todos suelen ser subordinados del numero mas alto. Uno es el mejor asesino de este lugar, a hecho trabajos famosos como..." eso fue lo único a lo que le puso atención y fue a revisar la mesa con los encargos.

El primer mes desde que despertó, Zero lo paso en ese gremio de asesinos haciendo trabajos para ellos bajo el nombre de "Siete" y ahorrando dinero. Aunque poco le importaba el oro, necesitaba conseguir los contratos del asesinato del ex-Siete para saber si eso tenia algo que ver con lo que le había pasado en el bosque y, para eso, necesitaba la confianza de algunos miembros.


20 días habían pasado desde que despertó en el bosque y, al fin, termino de reunir los contratos y los informes. Lo que le dijo Cuatro en aquel momento fue verdad, el ex-Siete estaba robando trabajos sin decir nada para no tener que dar dinero al gremio y lo mandaron a matar. Para ello recurrieron a otros 3 gremios en otras ciudades, al menos eso es lo que decían las cartas y los contratos. Lo que decían los informes era que uno de los gremios se había enterado de la participación de los otros dos y habían ordenado a su emisario ir por su competencia. Para su fortuna, su primera victima logro hacerle una herida mortal antes de ser asesinado.

Eso no explicaba porque había despertado en el bosque, pero si el porque tenia presente esos lugares específicos en su memoria. Ademas, ahora sabia que era un asesino enviado desde Baius.

Todo lo que podía conseguir en Karthas ya lo tenia, pero no se iría antes de saciar su hambre.


LA CACERÍA, EL NUMERO ZERO y EL ÚNICO CONTACTO

Una gran cantidad de contratos habían aparecido en el gremio y sus miembros se pusieron a trabajar. Todos menos Uno, Grea y Ruben habían dejado el gremio para salir a completar los trabajos y nadie apareció en 9 días. Al décimo día, Siete apareció en el gremio sonriendo, mientras cargaba con una pequeña bolsa. - "Eres el primero en llegar, ¿trajiste recuerdos de tu viaje?" le dijo Uno a Siete, con una sonrisa confiada en su rostro - "Si, de hecho es un regalo para ti" respondió Siete y lanzo la bolsa frente a el. - "No te hubieras molestado, ¿cómo te fue?" se levanto de su sillón y se acerco a la bolsa. - "Esplendido, solo me faltan 3 para terminar mi cacería" dijo Siete mientras Uno tomaba la bolsa y la abría. Su rostro cambio en un instante al ver los trozos de madera tallados y ensangrentados de los otros miembros. Volvió a levantar la vista con su mirada llena de odio, pero nadie estaba ahí para recibirla. La imagen de esa oscura y vacía habitación fue la ultima que vio antes de sentir como el frió acero atravesaba su corazón, justo antes de caer desplomado en el suelo. Ruben estaba completamente paralizado de miedo y Grea, que casi terminaba de limpiar la barra, se detuvo a contemplar la escena. Lentamente, Siete se acerco a Ruben mientras que el no podía parar de sudar y temblar. Se paro frente a el, desenvaino su estoque mientras sonreía y lentamente lo fue enterrando en la cabeza del viejo, cuyo terror fue superado enormemente por el interminable dolor que sintió antes de morir. Tan solo quedaban dos personas en la habitación y sin reclamar el estoque enterrado en la cabeza muerta, Siete se dio vuelta acercándose lentamente a Grea.