Voltaire

De Genubi
Saltar a: navegación, buscar
Voltaire Duhart
Vols.jpg
Perfil del Personaje
Alias
Edad71
GéneroHombre
RazaSemielfo
ClaseMago
EstadoVivo
Procedencia
Ciudad NatalArcania
FamiliaAust (Padre)
Valania (Madre)
Hogar ActualArcania
Intereses
Divinidad
Creencias
Afiliación
Ocupación
Profesión
Habilidades
En combate
Afinidad al arte
Cualidades
Especialidad
Honores
Premios
Datos de Personaje
AlineamientoNeutral Bueno
JugadorKutsomashi

Todo afecta a todo.- Voltaire

Voltaire, mejor conocido como Vols, es un mago de Arcania a quien le instruyeron en el ámbito de la magia desde su dulce infancia. A los 18 años, emprendió su viaje. Tomó un barco hasta Kartas, luego paso por Silentium, dirigiendose luego a Larunor, donde terminó en las afueras, en una torre de magia.

Personalidad

Voltaire es una persona amigable, bonachóna, solidaria, carismática y curiosa. No se jacta de las leyes y sigue su propio sendero de lo que "está bien", y de que "está mal", y siempre trata de ayudar a los demás, aunque tenga repercusiones en su propia persona. Solía ser un romántico con su amada, hasta que le fue arrebatada.

Descripción Física

Voltaire

Semielfo delgado, midiendo un metro con noventa aproximadamente, rondando los cincuenta kilos, y siempre cuidando de su estética personal. Viste elegantes prendas compuestas por él mismo, y siempre lleva su útil morral en el cual puede colocar una gran cantidad de libros.










Historia

Cómo comenzo todo

Valania, madre de Voltaire
Aust, padre de Voltaire

Aust y Valania son importantes magos de Arcania a pesar de vivir en las afueras, en una cabaña en el bosque conjunto. Ellos son poderosos magos que construyen todo tipo de artefactos y artilugios, siendo la razón principal de que sean importantes para la ciudad. Cuando buscaron tener un hijo, tuvieron un saludable niño al que llamaron Voltaire, quien heredaría el apellido Duhart, y sería instruido en la magia. Valania era muy estricta con él, pero no porque no lo quisiera sino todo lo contrario, quería que educarlo fuerte y preparado para enfrentar al mundo. En cambio, Aust era demasiado bondadoso y lo malcriaba siempre que podía, siendo la figura "amigable" de la familia. Vols heredó el carácter bondadoso y bienechor de su padre, así como su curiosidad y valor por parte de su madre. Él fue instruido en la magia como sus padres querían, pero además el aprendió a cocinar por parte de su madre, y a tejer y coser por parte de su padre. Al estar alejados de la ciudad, y al siempre estar estudiando o aprendiendo nuevas artes, Vols no tenía muchas amistades. Solo hablaba con Jeeves y Sheila, que eran dos semielfos de su edad que se escapaban de la ciudad para jugar en el bosque con él, o curiosear cual era el siguiente experimento de la familia Duhart. Siempre eran bienvenidos, dado que eran buenos y carismáticos. De vez en cuando, y con el permiso de sus padres, Vols iba a la ciudad a visitarlos. Sheila demostraba talento con el pincel; imaginaba y dibujaba hermosas obras a temprana edad, mientras que Jeeves podía copiar todo casi a la perfección, en cambio. Eso despertó su interés, y le llevo a aprender a expresarse con el pincel, como Shei. Ella era amable, paciente, pero de duro caracter y muy emocional, mientras que Jeeves era más frío y calculador, él veía el mundo con otros ojos, por así decirlo.


La despedida

Jeeves
Sheila

Era un día como cualquier otro; Vols y companía dibujaban en el bosque, mientras que sus padres preparaban algo para merendar. Sheila estaba dibujando lo que parecia un paisaje florado, Vols dibuajaba los animales del bosque, mientras que Jeeves capturaba la escencia del momento. Cuando terminaron, y al volver a la cabaña, Aust y Valania los esperaban con unos deliciosos panecillos y té. Luego de esto, Jeeves y Sheila se despidieron (como todos los días), y regresaron a su hogar. Fue entonces cuando, cansado de su rutina, V se decidió. Era hora de abandonar el nido, y de escribir su propia historia en el papel de la vida. Vols les escribió a sus padres una carta en la cuál explicaba que se marchaba sin rumbo, en busqueda de una razón de ser, que su vida no estaba mal, pero que necesitaba algo que llenase el vacío en su interior. Tomo sus cosas y se fue por la ventana, a despedirse de sus amigos al pueblo.
"-¿En serio te irás así sin más, V?.-" Dijo resignada y triste Sheila, con unos ojos lastimosos.
"-No te preocupes, él estará bien. Después de todo es un mago.-" Refutó confiado Jeeves.
"-Los voy a extrañar chicos, pero siento que esto es algo que debo hacer.-" les contestó Vols
Les dió un ultimo y fuerte abrazo, y emprendió su viaje a lo desconocido, a "crear" su vida. Se dirigió al puerto, y tomó el primer barco que estaba disponible. Iba a Kartas.





Kartas

Noelia

"Viajé a Kartas en barco, aventurándome a lo desconocido solo con lo que mis padres me habian enseñado. Tuve un mal comienzo, recuerdo que trabajaba todo el día en una carpintería, para ganarme lo suficiente para comer algo, y aún así a veces no había trabajo, por lo que no me alcanzaba. Me las ingeniaba para hacer que con poco, pueda hacer mucho, ¡una bolsa de arroz llegaba a durarme hasta una semana!. Pese a mi deprorable situación, no la lamento en lo más mínimo, puesto que si no fuera por ella no habría conocido a Noelia. Una vez tuve que dormir en un parque, porque no tenía para pagarle ni al tabernero, pero no estuvo tan mal. Me despertó una joven y hermosa mujer con un plato de caldo en mano; -Buenos días, ¿Tienes hambre?- fueron las primeras palabras que escuché de ella. Comí a gusto lo que había preparado, mientras me comentaba el porque de su accionar. Ella se presento como una artista callejera, que ayudaba a los más necesitados dándoles de comer, o dandoles una mano si tenían algún problema. Decidí pagar mi deuda con ella volviéndome su cocinero y seguidor, dado que a ella, aunque bien intensionada, no se le daba bien lo primero. Mis días con ella fueron realmente felices, aunque no teniamos practicamente nada. Cuando podíamos costeabamos hospedaje para varias personas necesitadas, sin tener problemas para dormir a la luz de las estrellas, ellos dormir bajo un techo más que nosotros realmente. Pasaron varios años, y será por cosa del destino que Noelia y yo terminamos enamorándonos profundamente. Con ayuda de ella, mis trajes y vestidos se dieron a conocer, así como mis obras de arte. Tanto así, que finalmente pudimos comprar una propiedad, en la cuál dabamos asilo a muchas personas. Nos encargábamos de darles trabajo, y a cambio brindarles comida y techo. Algunos se encargaban de la limpieza, otros de reparaciones, y otros tantos de vender mis productos. El punto es que eramos una numerosa familia feliz, por asi decirlo. La sangre no nos unía, pero todos nos queríamos como si fueramos hermanos."

Lo que pasó después

Tras varios años, Noelia organizo una revuelta para derrocar a una familia de nobles que se le conocía por tener muchos esclavos, ella quería liberarlos. Una noche, con la ayuda de una turba furiosa de gente que seguía nuestros ideales, irrumpimos en su mansión

Larunor

Con un puñal en el pecho

Volviendo a la aventura